Cómo mantener tu piel sana durante el otoño

mantener tu piel sana durante el otoño

Cómo mantener tu piel sana durante el otoño

Llegamos al otoño y a medida que los días se acortan, las temperaturas bajan y el aire se vuelve más seco, tu piel puede perder su humectación habitual. El otoño es una época de transición, por lo que tener buenas rutinas otoñales para el cuidado de la piel corregirán cualquier daño que se haya presentado durante el verano y prepararán tu piel para el invierno.

Además, estos consejos pueden ayudarnos a mantener durante más tiempo el bronceado conseguido durante el verano. Aquí te dejamos algunos tips:

Limpiar tu piel con frecuencia

Recomendamos exfoliar la piel antes de añadir algún cosmético para eliminar de la cara la piel muerta que se ha generado por la exposición solar. Además, aprovechando que la piel está menos grasa, es el momento perfecto para usar sérums y aceites que ayudan a conservar la luminosidad de la piel y dotan al rostro de mayor humectación.

Siempre hidratada

Es fundamental beber mucha agua. La cantidad recomendada es de 8 vasos de agua al día, aunque se puede combinar con infusiones herbales como el té verde, la manzanilla o el té blanco. Así mismo, es aconsejable evitar el consumo de cafeína y alcohol, ya que pueden tener un efecto deshidratante.

No olvidar! Protegé tus labios todo el año. Es importante que mantengas esta rutina especialmente en los meses frios ya que es cuando los labios  más se secan y se agrietas. Usá un bálsamo labial diario para obtener mejores resultados.

Duchas cortas y sin exceso de jabón

Permanecer mucho tiempo bajo el agua caliente puede resultar relajante, pero perjudica a nuestra piel, ya que pierde la capa protectora y se resecao.  También es recomendable la aplicación de una crema hidratante cuando la piel todavía está húmeda, insistiendo en brazos y piernas, las zonas más expuestas al frío.

Protegete contra el viento, el frío y rayos UV

El sol, el viento y el frío son factores que pueden resecar la piel. Los rayos solares son nocivos durante todo el año, por lo que al pasear o practicar deporte al aire libre quedamos expuestos a su radiación. Podés usar una crema hidratante facial con un factor de protección solar adecuada para cada tipo de piel.

Cubrir toda la piel y no solamente la cara. Las manos son muy importantes y suelen sufrir mucho en estos meses, así como vestir prendas de ropa adecuadas que protejan del frío y el viento.

Comé sano

Hay un vínculo muy directo entre lo que comemos y la salud de nuestra piel. ¿Sabías, por ejemplo, que las verduras y las frutas tienen un fuerte poder antioxidante? Otros aspectos muy importantes son dormir suficiente -al menos, siete horas- para contribuir a la regeneración de nuestras células. El ejercicio frecuente es otro aliado fundamental, ya que oxigena las células de la piel.

Todos estos cuidados nos ayudarán a mantener la energía durante todo el otoño, afrontar la rutina y prepararnos para el frío.

Related posts